Cuidados Seda

SEDA MULBERRY

Nuestros productos de Seda están confeccionados con seda Mulberry, que aporta más suavidad y ligereza que otras tipos de Seda.

Contamos con productos desde 16 a 25 momme, depende el producto el tejido que usamos.

BENEFICIOS

Hipoalergénica y antiácaros

No daña las pieles sensibles, secas o irritables, lo que beneficia a aquellas personas que sufren de eczemas o son alérgicas a los tejidos sintéticos.

Por sus propiedades la seda es muy resistente a los ácaros y bacterias de forma natural, no produce olores, ni absorbe polvo.

Transpiran de forma natural y previene el exceso de calor

Cuando hace calor, la seda absorbe y transfiere el exceso de calor y humedad y por tanto mantiene un ambiente cómodo cuando se duerme. La composición de los hilos de seda permite expulsar la humedad al exterior por lo que evita generar moho y malos olores.

Máximo confort

La seda es la fibra natural más fina, flexible y ligera. Esto significa que no ejerce ningún punto de presión en nosotros, por lo que, al contrario que la ropa de cama tradicional, mucho más pesada,  facilita el movimiento e incrementa el descanso natural del cuerpo.

La seda se adapta a la forma del cuerpo lo que evita desplazamientos que pudieran dejar zonas descubiertas durante la noche.

Indicado para personas con afecciones respiratorias.

No desprende partículas y sustancias que pueda afectar a las vías respiratorias.

CUIDADOS DE LA SEDA

Para mantener tus productos de seda en buen estado debes seguir los siguientes tips que te damos.

A MANO

Prepara un recipiente con agua fría. Ten en cuenta el volumen de la prenda al escoger el recipiente y ponerle la cantidad de agua adecuada.

Incorpórale la dosis adecuada de detergente. Para ello sigue siempre la tabla de dosificación: no utilices más detergente que el indicado, ya que no se disolverá correctamente y será más difícil aclararla. Es muy importante que esté bien disuelto antes de introducir la prenda.

Deja la prenda en remojo durante unos minutos, moviéndola de vez en cuando para que el detergente actúe. No la dejes en remojo mucho tiempo, ya que las fibras de la seda pueden enroscarse reduciendo el tamaño de la prenda.

Después, aclara la prenda con agua fría y escurre el exceso de agua sin retorcer la prenda.

Si tiene alguna mancha, frota con mucho cuidado bajo el agua enjabonada y aclara con agua fría. De esta forma, además de aclarar, la seda quedará suave y brillante. Aclara en agua fría hasta que la prenda no escurra jabón.

EN LAVADORA

Si quieres lavar una prenda de seda en la lavadora debes darles la vuelta y lavarlas con otras prendas que sean de la misma condición, es decir, que sean prendas delicadas.

A continuación, elige un detergente especial para prendas delicadas y que puedas utilizar en tu lavadora.

Programa un ciclo de lavado para prendas delicadas, con agua fría y con un centrifugado suave para evitar que se estropeen.

SECADO

Para secar una prenda de seda necesitarás una toalla.

¡No la escurras! Enrolla la prenda en una toalla limpia para que absorba la humedad.

Aprieta sin retorcer hasta que la toalla absorba toda la humedad.

Repite el proceso las veces que sea necesario. Después, en una percha, extiende la prenda y déjala secar en un sitio que no este expuesto directamente al sol.

Si dispones de una secadora con un programa específico para secar prendas de seda, no dudes en utilizarlo.

A la hora de planchar es conveniente hacerlo con la ropa del revés, la temperatura de la plancha al mínimo y sin vapor.

Con estos sencillos consejos, tu funda de seda alargará su vida útil y se mantendrán como el primer día.